Los comentarios están desactivados para este post

Tantra – el pasaje desde la sexualidad al erotismo sagrado

La sexualidad es una habilidad fisiológica del ser y antes que todo es un grito de la especie que quiere permanecer en el cuerpo.

Es el reflejo biológico del hombre que quiere salir desde los límites de su ser físico, y de los límites del tiempo - a través de la procreación. Su desarrollo en el plano horizontal. La sexualidad es el programa inconsciente del cuerpo que quiere asegurar, que antes de su degradación y desaparición al menos una parte de él sea duplicada. Es el impulso de la sobrevivencia física.

El erotismo en cambio es el impulso de la vivencia “meta-física”, que es algo que nos saca de la linealidad de la existencia física. Esto permite al ser humano, que transcienda de un modo auténtico, a través de la transformación interior, su condición de ser efímero.

img_0018-as-smart-object-1

La necesidad de salir de la monotonía

La sexualidad es “animálica”.

El erotismo es humano, él reorienta, cambia la dirección del impulso sexual-reproductor transformándolo en una modalidad de expresar la unicidad con la persona que ama.

El erotismo canaliza los impulsos sexuales, los puede transformar en obras de arte o en fantasías personales. Significa a la vez fuerza y limitación, efervescencia y enfrenamiento.

El Eros no es una sexualidad simple que conduce a la copulación. Es una ceremonia. Es metáfora, es poesía.

La sexualidad expresa la misma cosa cada vez: la reproducción, porque representa la misma ley de la multiplicación en el sentido biológico, horizontal.

El erotismo en cambio transciende la finalidad de la función sexual.

En el marco de la sexualidad, el placer sirve estrictamente a la procreación.

En el erotismo el placer es solo un am

plificador de la capacidad de estar en el presente, de vivir intensamente los mensajes recibidos por los sentidos, para ir más allá de ellos, en el plano psíquico. Es una lupa que hace la esencia visible.

El erotismo nace desde los sentidos pero no se queda atrapado en estos – así como pasa en el caso de la sexualidad.

La sexualidad es siempre lo mismo.

El erotismo aparece en una infinitud de formas, es imaginación, es creatividad infinita.

La sexualidad no necesita imaginación, solo vitalidad. Los animales se acoplan de la misma manera cada vez, aparte de los rituales nupciales específicos para diferentes especies.

El misterioso deseo de fusión

En la sexualidad tributaria a lo biológico el hombre pierde, consume su potencial físico, fracasa su propia virilidad, no puede regenerarse más. La mujer después que el hombre consumió su energía para concebir un bebé, busca otra cosa. Es la ley biológica, la mujer es la representante de esta ley, y por eso ella se orienta cada vez hacia la multiplicación y mejoramiento a través de la diversidad.

Los comentarios están cerrados.